lunes, 14 de noviembre de 2016

HAY UN LÍMITE QUE MARCA EL AUTÉNTICO ROCK AND ROLL, Y ALLÍ ESTÁ TODO LO QUE IMPORTA.



Domingo para deambular por casa con bata y zapatillas puestas. Recorro cocina, baño y pasillos con la tranquilidad que brinda renunciar desde el principio del día, a todo lo que no sea doméstico "aburrimiento" a base de tabaco, vino y algunos discos. Para muestra un botón:



"Rust Never Sleeps", 1979. Neil Young And Crazy Horse.

Lanzado el mes de Juilio de 1979, el dísco abre y cierra con dos variaciones de una canción, "My My, Hey Hey". Canción que es en si misma una reflexión sobre el caracter efímero del estrellato y que terminaría siendo legendaria tras que Kurt Cobain la citara en su nota de suicidio.




En definitiva un disco que como cualquiera de los muchos firmados por Neil Young, recomiendo. Como él mismo dijera alguna vez, "Hay un límite que marca el auténtico rock and roll, y allí está todo lo que importa."