viernes, 5 de mayo de 2017

MI ACÚSTICO EN DAGOBAH ROCK BAR.

Pepe pinchó "Cuchara Rosa" tal y como habiamos acordado en la prueba de sonido esa misma tarde. Canción de poco más de dos minutos que es el cierre del E.p "Lo que es, es. Lo que no, es posible."  y que también fue la intro para arrancar mi repertorio y el bolo del pasado domingo noche, ante el respetable público reunido en este genuino rock bar del parque y llegado desde los más lejanos confines de la galaxia. 

Me costó, por qué no decirlo. Fue un momento frío cuando desde los dos palmos de tarima y frente a unos focos a los que no estoy precisamente acostumbrado, me planté para abrir en canal mi repertorio, ese que para bien o para mal tiene mucho de personal y por tanto también, de esa parte de intimidad que uno como músico o artista comparte y ofrece tímidamente sobre todo al inicio del bolo y con mucha más honestidad que vanidad.
La intro acabó y mis primeros acordes y ritmos fueron los de "¡Sal!", tras una breve introducción con la que contar y aclarar que si algún "mensaje político" hay en alguna de mis canciones o coplas, (cosa de la que no estoy muy seguro, la verdad) es precisamente en este rock blusero y machacón de final violento. 
Desde este momento para mí fue todo un disfrute que se alargaría durante casi una hora y que no mermó ni con los más dispuestos a superar con sus amplificadas conversaciones, el sonido de este humilde y modesto cantautor. No se me enfade nadie que lo digo en clave de humor. Gracias de todo corazón a todos los presentes pero sobre todo a los más receptivos con mi artística propuesta.  


La explicación a este gustoso estar en Dagobah, no es otra que en el parque estoy como en casa y si además buena parte del público son mis primos Pepe, Carol, Peter, Franchesco y Manuel, las primas Maise, Concha, Eli o Laura con las que tantas noches de verano compartí durante mis temporadas haimiteras... pues dejad que os diga que perfectamente podría haber salido a tocar en pijama y bata de casa sin complejo alguno. Y así entre gusto y regusto, cervecita y copita, acorde y canción... siguió sonando éste modesto repertorio... 

...en ese estratégico planeta para Jedis que es Dagobah Rock Bar en San José. Amenazo con volver a dejaros más copias del E.p. Que la fuerza os acompañe siempre amigos, primos y demás habitantes de esa particular galaxia que es el Parque Natural de Cabo de Gata Nijar.


 Lo que es, es. Lo que no, es posible.